Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

martes, 27 de marzo de 2012

Contra el cáncer Selenio...

Pablo de la Iglesia

Selenio, una poderosa alternativa 

Si algún laboratorio descubriera una sustancia prácticamente inocua capaz de reducir la incidencia del cáncer en un 40% y el índice de mortalidad en un 50%, tenlo por seguro que sería promocionado en todos los medios de comunicación como el mayor avance médico de la historia y, por supuesto, costaría un ojo de la cara.

Esa sustancia está disponible y se llama selenio; una agricultura respetuosa de la vida devolvería su presencia óptima a los alimentos, su disponibilidad como complemento suele tener un precio aceptable e incluso podría producirse en forma masiva para dar la batalla con recursos potentes y que esos monigotes que se la pasan diciendo “le estamos ganando la guerra al cáncer” al menos por una vez en la vida puedan decir la verdad.

Aunque sus métodos terapéuticos nunca me han sido afines, los últimos años de su vida, desde mi punto de vista, dieron frutos excelentes; les comparto lo que decía en su libro “Los Vitanutrientes” (Grijalbo):

Cuando 1996 llegaba a su fin, aprendimos que la complementación con selenio había logrado, de hecho, estos resultados que harían cimbrar a la tierra.

Pero la publicación de los detalles de investigación en el ‘Journal of the American Medical Association’ fue acompañada por el ahora familiar consejo editorial: “No saque conclusiones prematuras sin más investigación”. No es necesario decir que los estudios sobre fármacos no son recibidos con tal vacilación en forma tan rutinaria.

El selenio forma parte de una enzima conocida como glutation peroxidasa que protege la membrana celular y la información genética de los ataques de los radicales libres, lo cual es suficiente para valorar su capacidad protectora frente al cáncer.

En aquellas regiones del planeta donde el nivel de selenio en el suelo es alto, descienden significativamente las variedades de cáncer de pulmón, recto, vejiga, esófago, cuello de útero y útero. Otras variedades de cáncer, especialmente el linfoma, aumentan cuando los niveles en sangre disminuyen.

El contenido de selenio de los alimentos ha venido descendiendo y es por ello que cada día más se recomienda su suplementación para evitar carencias; se suele recomendar la levadura de selenio en dosis de 50 a 200 mg diarios.

De la lista de los oligoelementos, probablemente ningún otro tiene la potencia del selenio, su presencia nos asegura una férrea protección contra el endurecimiento de las arterias, la artritis, las cataratas, entre otras afecciones, y, por supuesto, el cáncer.

Por supuesto, esta no es la única alternativa poderosa que la medicina natural nos ofrece para prevenir y tratar el cáncer, hay muchas más.

Si el tema te interesa, por prevención o porque tú o alguien cercano a ti padece esta enfermedad, tal vez encuentres de gran utilidad leer algunos de mis libros; para este caso te recomiendo especialmente "Estimula Tu Inmunidad Natural" (Ediciones Obelisco), "Cáncer, prevención y tratamiento natural" (Libertarias) y "El Milagro de la Nutrición Ortomolecular" (Kier).

¡Universos de Bendiciones!

Pablo de la Iglesia